viernes, 30 de enero de 2009

PASEANDO POR ABU-AL-AURQ


Dicen que cuando llegaron los musulmanes a estas regiones boscosas, la denominaron Abu-al-Aurq lo que vendría a decir "El país de los Alcornoques". Yo no lo sé, porque aún no estaba aquí, pero uno de los fantasmas que pueblan las noches neblinosas de Alburquerque y que gusta de parar a los fieles que salen de las tabernas, me lo ha asegurado jurando sobre sus oxidadas cadenas... Tendremos que creerle...

Lo cierto es que para llegar aquí, es muy probable que tuvieran que pasar por uno de los puentes romanos que superan el cauce del río Albarragena.


Uno de febrero de 1845. Esa es la fecha -grabada por los albañiles en una de las barandas del puente- en la que probablemente se hiciera la última obra de mantenimiento. Hasta esa época los puentes fueron funcionales. Se aprecia perfectamente la obra original de los constructores romanos, y los acondicionamientos medievales, cuando estas tierras arrasadas por las guerras se repoblaban ...


Aprovechando una tarde de sol para conocer espacios nuevos. Eso es lo bueno que tiene el invierno en el sur, a pesar del frío... Por cierto, por aquí lleva unos días lloviendo, no como en el norte, pero la tierra lo agradece y el verde se hace más luminoso...
Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada